jueves, 12 de mayo de 2016

LA PLAZA DE ESPAÑA, PLAZA MAYOR DEL REAL SITIO DE SAN FERNANDO.

Como hemos descrito y referido, constando así en amplia base historiografica. San Fernando fue ciudad de nueva planta según traza, seguramente, del Real Cuerpo de Ingenieros Militares creado en tiempos de Felipe V, como otras poblaciones de fundación contemporánea promovidas por el estado.


Casi a la par que la real fábrica se construyeron a escuadra las casas que de forma unitaria se organizaron formando la actual plaza de España frente a la fachada monumental y representativa de aquella fábrica, para cuyos operarios se previeron esos edificios que, pese a su sencillez, destacaban por su unidad, simetría y uniformidad, con sobrios muros de fábrica de ladrillo con encajonados de pedernal, típicos de la arquitectura civil castellana de la época.

Ese fue y es, el germen residencial de la nueva población que vino en llamarse San Fernando en honor al rey bajo cuyos auspicios se fundaba la nueva ciudad, según los cánones clásicos en pleno apogeo del despotismo ilustrado, y con el empeño delegado del Marqués de La Ensenada, aquel que promoviera el primer catastro de España y uno de los principales reformadores del país en el siglo XVIII.

Esta historia inspiró a recuperar la plaza según los ideales que inspiraron aquel San Fernando hijo del siglo de las luces, ya en el siglo XXI, siendo una ciudad, que si bien alejada de aquel ideal, por el devenir de los siglos, nunca perdió el carácter e impronta que como Real Sitio, tuvo en sus orígenes.

Hoy, hay que lamentar, que no sólo han desvirtuado nuestra plaza más señera, sino que además, nos la han enajenado.
No puede haber mayor desdoro para nuestro Real Sitio ni mayor perjuicio para el interés general de nuestro pueblo que ese.


La dirección general de patrimonio incluso nos sanciona, por un diseño urbano para una plaza barroca, contrario a los valores de la misma que estaban protegidos, a consecuencia de un vanguardismo arquitectónico mal aplicado y a un interés especulativo incompatible con la salvaguarda y puesta en valor de nuestro patrimonio histórico. Hasta la fuente, es sinónimo de falta de sensibilidad y desconocimiento, por mal gusto, y porque el monolito en ella recuperado, nada tiene que ver con la fuente original de tiempos de Isabel II, y de la que, se conservan los planos.


Lo que se ha hecho con nuestra plaza, es un atentado en toda regla contra un conjunto declarado bien de interés cultural y conjunto histórico artístico, además de un terrible daño económico y moral al pueblo de San Fernando IMPERDONABLE.

Proyecto de Fuente para el centro de la actual PLaza de España de tiempos de Isabel II.

No hay comentarios:

Publicar un comentario